En el corazón de nuestros Pastores siempre hubo una especial preocupación por la educación. Y Dios respondió esta inquietud con un sueño llamado AR School.

Al llegar a este lugar y ver este pabellon fue inevitable imaginar lo que en poquito tiempo pasará en estas salas.